Lectura Recomendada: Análisis Comparativo de la Participación Escolar y Bienestar Subjetivo en Estudiantes con y sin Discapacidad en Chile

Lectura Recomendada: Análisis Comparativo de la Participación Escolar y Bienestar Subjetivo en Estudiantes con y sin Discapacidad en Chile

Autores del artículo: María Ignacia Galarce Muñoz y Claudia Paz Pérez-Salas. Universidad de Concepción / David Sirlopú, Universidad del Desarrollo.

La discapacidad puede ser conceptualizada de maneras distintas según el modelo teórico empleado. En este estudio se utilizó el modelo socio-relacional el cual entiende la discapacidad como un fenómeno que se expresa en el espacio de las relaciones sociales, en lugar de ubicar la discapacidad dentro del individuo. Desde esta perspectiva, la discapacidad se concibe como producto de la relación entre la persona y su entorno. personas en situación de discapacidad (en adelante, PeSD).

En Chile, según lo reportado en el último Estudio Nacional de la Discapacidad (Chile, Ministerio de Desarrollo Social, 2016), viven un poco más de 2 millones y medio de PeSD (20% del total de la población). De ellas, el 11,7% presenta discapacidad leve o moderada y el resto, discapacidad severa. En cuanto a la población que comprende a personas entre los 2 y 17 años, el 5,8% presenta alguna discapacidad, correspondiendo la mayor prevalencia a la discapacidad intelectual (21,5%), seguida por la motora (9,6%), la visual (2,8%) y la auditiva (2,2%). Finalmente, el 96% de menores de edad con discapacidad asiste a un establecimiento escolar.

Participación Escolar y Discapacidad

La participación en actividades escolares se considera una parte vital del desarrollo de los alumnos y alumnas, especialmente el de aquellos que se encuentran en situación de discapacidad. La participación de las PeSD en su colegio les permite desarrollar habilidades y competencias, formar amistades y relaciones, expresar creatividad, desarrollar una identidad propia y determinar el significado y propósito en la vida, todo lo cual, tiene un impacto positivo en su bienestar. Los estudiantes con discapacidad motora presentan menores niveles de participación en el ámbito educativo. La participación escolar, en el caso de los alumnos que presentan discapacidad auditiva, se ve mermada por distintos factores. Por ejemplo, este grupo presenta un deficiente manejo de la lengua oral empleada por su entorno. En lo que respecta a la participación del alumno con discapacidad visual, esta se ve interferida principalmente por su dificultad para acceder a la información a través del sentido de la vista.

Bienestar Subjetivo y Discapacidad: Las experiencias escolares positivas y la eficacia escolar contribuyen como factores protectores para el bienestar de niños y adolescentes. Lo anterior ocurre sobre todo en escuelas con clima positivo que promueven un sentido de pertenencia y poseen un liderazgo positivo y personal motivado. Cuando un estudiante en situación de discapacidad es capaz de desarrollar habilidades durante el proceso escolar y consigue objetivos en el tiempo, este tiende a percibir mayor grado de satisfacción con su vida. Asimismo, el apoyo y la inclusión de los docentes y los compañeros hacia las PeSD en las clases regulares se asocian con niveles más altos de bienestar subjetivo.

El Problema:Un alto grado de participación en actividades escolares es esencial para el aprendizaje y la satisfacción con la vida. No obstante, se ha encontrado que los escolares en situación de discapacidad presentan más barreras para participar, debido a que poseen condiciones que hacen que la satisfacción de las necesidades psicológicas básicas sea más cambiante, ya que dependen más de los demás y del apoyo del contexto para satisfacer esas necesidades que las personas sin discapacidad, lo cual afecta su bienestar subjetivo. En consecuencia, es importante conocer la experiencia de estos estudiantes respecto a su participación en la escuela y su relación con el bienestar subjetivo para que los establecimientos educacionales puedan proponer intervenciones específicas que satisfagan las necesidades educativas especiales de sus estudiantes en situación de discapacidad y, por lo tanto, promuevan su funcionamiento positivo.

Discusión: Los hallazgos de esta investigación entregan evidencia que avala la relación entre la participación escolar y el bienestar subjetivo de escolares con y sin discapacidad.

En primer término se observó una asociación directa y de tamaño moderado entre ambas variables; específicamente, destaca en todos los estudiantes (con y sin discapacidad) la asociación entre la participación escolar total y la percepción positiva que tiene el estudiante de las posibilidades de participación en su escuela, el afecto positivo global y la satisfacción que siente con su familia y consigo mismo. En el caso de los estudiantes en situación de discapacidad, además, la participación se asocia con mayor satisfacción con la escuela. Respecto a las diferencias por género, en este estudio se replicó el hallazgo de menores niveles de participación escolar de mujeres en situación de discapacidad, en comparación con la participación escolar de los hombres en esta situación. El resultado de este estudio difiere de lo reportado en el segundo estudio nacional sobre la discapacidad [ENDISC II] (Chile, Ministerio de Desarrollo Social, 2016). En este informe se concluye que las PeSD en Chile participan en menor proporción que las personas sin discapacidad en actividades sociales tales como organizaciones sociales, centros de alumnos, voluntariados y organizaciones artísticas, entre otras, y que estos niveles disminuyen aún más en el caso de personas con discapacidades graves.

el instrumento utilizado recoge la autopercepción de participación y de las oportunidades de participación en la escuela. Por tanto, la ausencia de diferencias entre los grupos puede ser explicada por el hecho de que todos los estudiantes considerados en el estudio eran parte de un PIE. En ese sentido, es posible que perciban que están participando en las distintas instancias de la vida escolar de una manera similar que estudiantes sin discapacidades (aunque sea baja). Esta percepción contrasta con los resultados de un estudio reciente, donde se señala que menos del 50% de los establecimientos reporta la incorporación de estudiantes en situación de discapacidad en los centros de alumnos, así como en la toma de decisiones relacionadas con el colegio.

Las PeSD perciben más negativamente los aspectos específicos de sus vidas, en comparación con las personas sin discapacidad. La relación entre la discapacidad y la satisfacción vital estaría mediada por el grado de inclusión social y educativa.

Aún falta claridad en el conocimiento de diferencias existentes según los tipos de discapacidad. Esto es más evidente en Chile, donde incluso los estudios realizados a nivel gubernamental sobre la discapacidad —ENDISC— (FONADIS-INE, 2005) y ENDISC II (Chile, Ministerio de Desarrollo Social, 2016) presentan datos globales, sin desagregar por tipo.

Puedes encontrar el artículo completo en:

http://www.psykhe.cl/index.php/psykhe/article/view/1444

Deja una respuesta